lunes

Mariana Chenillo compartió el trasfondo familiar uy judío de "cinco días sin Nora"

MARIANA CHEN2017, Año del Centenario de la Promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”

Conversando con nuestros cineastas

Mariana Chenillo compartió el trasfondo familiar de Cinco días sin Nora en la Cineteca Nacional
La guionista y directora desarrolló su ópera prima inspirada por el duro pasado de su abuela

Sus dos grandes retos: encontrar el tono de la película y respetar el contexto religioso de sus antepasados
“El motivo por el cual la historia está contextualizada en la comunidad judía es porque es bastante autobiográfica, pues es la historia de mis abuelos, más o menos”, comentó Mariana Chenillo, directora y escritora de su ópera prima Cinco días sin Nora (2008), durante su charla en 
Conversando con nuestros cineastas, que se llevó a cabo este jueves 23 de febrero en la Sala 4 Arcady Boytler.
Frente al público de la Cineteca Nacional, la cineasta compartió los detalles que recuerda de su abuela, la mujer que inspiró al personaje que le da título a la película: "Ella había tenido un desequilibrio. Llegó en la guerra, tenía toda una historia: su hermana había muerto cuando ella era joven. Su mamá, que las había sacado de la guerra vivas y que las había llevado a Palestina y después consiguió entrar a México, fue listísima. Toda la familia se murió menos ella y sus hijas".
Cinco días sin Nora narra la historia de Nora y José, quienes vivieron juntos por más de treinta años para luego divorciarse. Al quitarse la vida Nora, José tendrá que lidiar con los trámites funerarios previamente planeados por su exesposa. No obstante, Nora olvida un pequeño detalle que cambiará por completo el curso de la historia.
Para llevar a cabo el relato que le inspiraba su contexto familiar, Chenillo aseguró que se enfrentó inicialmente con dos dificultades: encontrar el tono adecuado para la cinta y desarrollar el guión "en el contexto de la comunidad judía, que era de donde venía”. Mencionó que se dedicó a ir a la sinagoga, a investigar y leer sobre el tema, así como a platicar con distintos rabinos para construir la película que tenía en mente.
“Tenía un conflicto interno muy grande porque era mi primera película. Era joven y pensaba: ¿Por qué voy hacer una película de viejitos y de judíos?”, bromeó con respecto a los obstáculos que encontraba y las barreras que se ponía a sí misma, pues ella se considera una guionista lenta que tarda mucho en escribir.
Luego de la proyección de la película y para concluir su ponencia, Mariana Chenillo estableció un diálogo con el público, en donde profundizó más acerca del proceso de producción de su película y sobre la historia de sus abuelos.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.