miércoles

Las Ovejas de Jacob juguetean de nuevo en su hogar, Israel

Gil Lewinsky lee la parte de la Torá que describe las características de las ovejas, rodeado de algunos curiosos. (Foto: Melanie Lidman/Times of Israel)
NES HARIM - Todo nuevo inmigrante a Israel enfrenta muchos desafíos para hacer una nueva vida en Tierra Santa. Las 118 Ovejas de Jacob, el primer ganado en inmigrar a Israel por razones religiosas, no son diferentes.
Gil y Jenna Lewinsky han pasado los últimos tres años luchando para hacer aliá a Israel con su rebaño de ovejas de Jacob, una raza cuya traza genética ubica su origen en Oriente Medio hace unos 5.000 años. Las ovejas se caracterizan por "puntos y motas" el tipo de ovejas que Jacob tomó de Laban en Génesis, capítulo 30.
Después de una travesía de tres años de largo recorrido que requierió negociaciones políticas de alto nivel entre la Embajada de Israel y la Embajada de Canadá, un viaje por carretera a través de Canadá, $ 80,000 en vuelos para transportar a la manada de Toronto a Tel Aviv, y una cuarentena desgarradora, la ovejas finalmente están retozando en sus pastos en el barrio de Beit Shemesh de Nes Harim.
Al igual que con todos los nuevos inmigrantes, el primer tema a tratar fue el dilema de la vivienda.
Para las ovejas, significó una cuarentena impuesta por el Ministerio de Desarrollo Rural y Agricultura. El diciembre más húmedo en décadas arrojó a las ovejas incesantes lluvias frías, tanto así que sus establos improvisados colapsaron por las fuertes lluvias. Más de 40 ovejas se enfermaron y cinco ovejas murieron debido a las difíciles condiciones. El Ministerio de Agricultura permitió finalmente a los Lewinsky dejar la cuarentena dos días antes de trasladarse a su nuevo hogar en Nes Harim, ante la previsión de una nueva tormenta de invierno. Encontraron la granja de alquiler en Nes Harim a través de un  grupo de WhatsApp de agricultores.
Los orígenes de las ovejas de Jacob se remontan a Oriente Medio hace 5.000 años, pero hasta este diciembre no habían estado en Israel desde hace milenios. Esta oveja, en la foto el 15 de enero de 2017, se está adaptando bien a la transición. (Lucas Tress / Times of Israel)
Ahora, cuando el sol brilla sobre las montañas de Jerusalém, las ovejas juguetean chocando sus cabezas entre sí y hurgando con sus narices las bolsas de comida que traen los visitantes. El difícil viaje aparentemente ha sido olvidado.
"Cuando llegamos por primera vez del desierto [cuarentena], todo fue tan abrumador que no caíamos en cuenta que estábamos realmente en Israel", dijo Jenna Lewinsky. "Al día siguiente entramos en las colinas de Judea, desde aquí se puede ver todo el camino a Tel Aviv y Jerusalém e incluso de Gaza. Sentimos que vimos la impronta de un milagro de Dios. Cada día cuando me despierto se siente como que estamos viviendo el sueño", dijo.
Eso es en parte debido a que la ventana de su habitación da al granero, y las impaciente ovejas como un despertador golpetean el vidrio con la nariz y emiten balidos lastimeros hasta que alguien se levanta para darles de comer.
"Hay un lazo místico entre el pueblo judío y estas ovejas, traen tanta alegría a todos los que visitan", dijo Gil Lewinsky, quien a veces lee partes de la Torá a su rebaño, de rodillas entre los ovinos y asegurándose de que no hayan curiosos intentando picar las páginas de los libros sagrados.
Las Ovejas de Jacob pueden tener un máximo de seis cuernos cada una, algunas tienen cuatro como la de la foto del 15 de enero de 2017, es más común. (Lucas Tress / Times of Israel)
"Este es el rebaño nacional de Israel, y el trabajo acaba de comenzar", dijo Gil Lewinsky. "Nuestra conexión con estas ovejas se remonta al comienzo de nuestra fe".
El siguiente paso en el proceso de inmigración fue la tarjeta de identidad, o para las ovejas, una etiqueta roja en sus orejas. Los Lewinsky decidieron no retirar las etiquetas amarillas canadienses, lo que permite a las ovejas mantener sus pasaportes canadienses".
Con el tiempo, todos los nuevos inmigrantes tienen que unirse a la fuerza de trabajo, y las ovejas no son una excepción. Los Lewinskys planean convertir la granja en un parque de la herencia ecológica y una granja educativa, lo que podría inaugurarse ya en marzo. Ellos ofrecerán "ovejas trekking". Ovejas con arneses especiales, por lo que los visitantes pueden elegir su oveja favorita y dar un paseo por las colinas pedregosas de Jerusalém que rodean la finca, con impresionantes vistas y ramblas profundas. En la primavera, Jenna Lewinsky, que completó un curso de esquila en Canadá, le dará los cortes de pelo a las ovejas. Los planes futuros incluyen posiblemente tejer tallits de la lana de las ovejas. Hasta que la finca se abra a los visitantes, los Lewinsky subsisten con donaciones.
Los nuevos inmigrantes a Israel a menudo tienen dificultades con la adaptación a la cultura de su nuevo hogar. Pero aquí es donde las ovejas, parecen no tener ninguna dificultad para convertirse culturalmente en israelí, divergen de sus homólogos humanos. "Los israelíes que vienen a visitar dicen que saben que son ovejas de Israel, ya que no están de acuerdo entre sí", dijo Jenna Lewinsky. "Cada oveja tiene su propia idea de lo que quiere hacer; cada uno es su propio jefe".
Gil y Jenna Lewinsky planean abrir un parque de la herencia ecológica y granja educativa, donde los visitantes pueden optar por tomar su ovejas favorita para un paseo, como ésta en la foto el 15 de enero de 2017. (Lucas Tress / Times of Israel)
Las ovejas también parecen haberse adaptado a la comida. Durante la cuarentena, Jenna dejó un plato de humus sobre la mesa y se apartó por un momento. Cuando regresó, el hummus había «desaparecido». Abraham, uno de los patriarcas originales del rebaño, tenía un poco de puré de garbanzos sospechoso pegado a su lana.
A los Lewinsky no les preocupa que Abraham, cuyos magníficos cuernos y comportamiento amistoso se convierta de inmediato en un favorito de los visitantes, se adaptaría a Israel. Cuando los Lewinsky todavía estaban en Abbotsford, Canadá occidental, una voluntaria que estaba considerando hacer una donación visitó al rebaño. Ella inmediatamente quedó encantada con Abraham y se arrodilló para acariciarlo debajo de la barbilla, el "punto dulce" para las ovejas. Abraham, viendo la oportunidad, inclinó la cabeza hacia un lado y con su cuerno hábilmente le retiró el bolso, lo lanzó a un lado y entre otras cosas, salió su talonario de cheques. Ella terminó haciendo una donación. Y después de un exilio que duró más de 5.000 años, terminó con las ovejas de Jacob de vuelta en Israel.

Nota:

Usted puede tomar parte en el cumplimiento de ésta hermosa profecía donando para el mantenimiento de las Ovejas de Jacob:



Por: Melanie Lidman | En: The Times Of Israel | Traduce: Yojanán Sarmiento
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.