sábado

El eclipse solar visto por la Kabalá


La Kabalá enseña que cada fenómeno natural conlleva un mensaje del Creador a la humanidad. Cada persona que presencia un fenómeno de esta naturaleza debe intentar, mediante la meditación, de entender la profundidad de su significado y cómo afecta su propia vida.

Según la Kabalá, el mensaje inserto en un eclipse solar tiene cuatro dimensiones de meditación las cuales se interrelacionan; cada nivel es precedido por el anterior, los cuales, debidamente inculcados en nuestro inconsciente sirven para acercarnos al Todopoderoso, trayendo como consecuencia perfección, paz y felicidad a la humanidad.
Primera Dimensión – En primer lugar debemos enfocar nuestra intención sobre el fenómeno en el momento del suceso. Durante un eclipse solar, el sol se nos oculta. Según la Biblia, el sol simboliza la fuerza y el poder en la naturaleza. Durante un eclipse solar el símbolo primario de poder se esconde temporalmente: éste experimenta una “caída”.

Cuando meditamos nos damos cuenta que la fuerza de la naturaleza es intrínsicamente limitada y finita, que una parte de ella puede interferir con la otra y que a veces puede “tropezar con ella misma”. Su arrogancia se rompe temporalmente para que no pensemos que es omnipotente. Con respecto a nosotros mismos, cuando presenciemos un eclipse solar debemos tratar de sentirlo como nuestro propio ego a fin de alcanzar un nivel de verdadera sumisión y aceptación de que no somos omnipotentes.

Segunda Dimensión – Al disminuir el ego, se levanta el velo que nos impide reconocer al Creador, pudiendo ahora experimentar en nuestra meditación la presencia, a través de la naturaleza, de su omnipotencia, y reconocerlo como omnipotente y omnipresente. En todo Su poder siempre está “aquí y ahora”. El momento ideal para sentir que Su esencia nunca se apaga es durante un eclipse, cuando nos damos cuenta que la naturaleza no se creó sola, sino que existe debido a un Todopoderoso omnipotente y omnipresente.
Tercera Dimensión – En este nivel experimentamos toda la naturaleza, inclusive nuestro propio cuerpo y alma, regresando al estado Divino de la “nada” donde estuvimos antes de nacer. El fenómeno del eclipse nos enseña que constantemente todo lo creado regresa a la “nada” para ser nuevamente creado. Esta es la experiencia de la continua recreación de toda realidad. El Todopoderoso no solamente creó el universo para estar presente en Su creación y así vigilarla, sino que él recrea constantemente el mundo; Su Providencia se nos manifiesta a través de su acto de recreación. En hebreo, la palabra “recreación” también significa “buena salud”. La experiencia de la recreación nos brinda buena salud y felicidad.

Cuarta Dimensión – Después de sentir el eclipse como el retorno de toda realidad a la “nada” para volver a ser creados (mejor y más fuertes que antes), podemos darnos cuenta del mensaje final del eclipse de sol; que en realidad, todo el mundo como lo conocemos, desde el comienzo hasta ahora, es un gran “eclipse” de verdadera realidad mediante el cual el Todopoderoso desea bendecirnos y crear para nosotros en el futuro.
Durante el eclipse, rezamos por que tengamos él merito de la salvación y la redención, el nacimiento de un nuevo “día” de luz infinita y bendición después del “negro” eclipse de la historia de la humanidad.
En Salmos (84:12), leemos que la luz Divina, fuente de toda bendición, se compara con el “sol”, cuya revelación en el presente nos está oculta a través de un “escudo”. En su tiempo, el Todopoderoso lo revelará para toda la humanidad y entonces finalizará el eclipse cósmico. Esto podría ocurrir en nuestros días con la llegada del Mesías y la verdadera y total redención de todos los habitantes de la tierra.

Por: Rabino Itsjak Ginsburg
Share:

2 comentarios:

  1. malditos sionistas payasos ustedes lo pagaran caro toda sus mentiras conosco todo el talmud y conosco sus malditas obras que hacen y haran escorias

    ResponderEliminar
  2. .-. Kintaro abre las manos y después de lavártelas, míralas detenidamente
    durante tres minutos.La temperatura de tu cabeza subirá unos siete grados.
    No te pasará nada,pero empezarás a pensar muy profundamente.

    ResponderEliminar

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.