domingo

¿Cuál es la interpretación judía del reciente eclipse solar?


¿Cuál es el significado de un eclipse solar?.
Para los antiguos chinos, los eclipses solares significaban que los dragones devoraban el sol. Para los checoslovacos, significaban que los gigantes de hielo, enemigos acérrimos del sol, conquistaban al mismo. Para los romanos, significaba que el sol fue envenenado y que fenecía.
Para los Judíos, los eclipses solares significaban que la luna estaba pasando entre el sol y la tierra, bloqueando de este modo la luz del sol.
A pesar de la explicación física de un eclipse solar, hay también un significado espiritual para el mismo:
ת"ר בזמן שהחמה לוקה סימן רע לכל העולם כולו משל למה הדבר דומה למלך בשר ודם שעשה סעודה לעבדיו והניח פנס לפניהם כעס עליהם ואמר לעבדו טול פנס מפניהם והושיבם בחושך
En el momento en que se eclipsa el sol, es un período desfavorable para el mundo. Para esclarecer recurrimos a una parábola:
Esto puede ser comparado a un rey humano que hizo una fiesta para sus súbditos, y se coloca una linterna delante de ellos. Cuando él se enojó con ellos, le dijo a su criado: "Quitad la linterna de delante de ellos, y colocarlos en la oscuridad!" ( Talmud Babli, Sucá 29a )
El rey es D'os, el Rey de Reyes; las personas en la mesa somos nosotros mismos; la linterna es el sol. La luna que cubre al sol es el sirviente del rey, que retira el farol. A pesar de que los eclipses se pueden describir en términos totalmente naturales y se producen a intervalos fijos, sí que indican que el período es uno de retribución D-vina por varios pecados.
Por lo tanto, un eclipse solar significa un período grave. Pero un eclipse no quiere decir que el sol se ha extinguido (al contrario de lo que todos los demás en el mundo pensaron). El sirviente no extingue la linterna; él simplemente impidió que los súbditos del rey sean iluminados. El sol brilla como siempre durante un eclipse, incluso si no podemos percibir su luz.

Muchas épocas de la historia han sido oscuras para nosotros. Pero en estos tiempos, hay que recordar que la luz de D'os no se ha extinguido; no es más que en un estado de hester panim [Ocultamiento del Rostro. Deut. 31:17]. El sol no se apaga durante un eclipse, ni tampoco se aleja; sólo es ocultado. Y así como la luz del sol siempre emerge de su eclipse, también lo son todas las situaciones de hester paním, solamente son temporales, destinadas a ser seguidas por la luz de la redención de D'os.
Incluso durante la oscuridad de un eclipse solar, no todo está completamente en penumbra. El Sol está cuatrocientas veces más lejos de nosotros que la Luna, pero también es cuatrocientas veces más grande que la luna (los científicos seculares llaman a esto una "gran coincidencia"). Esto significa que desde nuestro punto de vista la luna cubre exactamente el sol. El resultado de esto es que mientras que el sol está esencialmente tapado, los rayos del sol pueden aparecer alrededor del borde de la luna, ya que brillan a través de las montañas en su superficie (estos pueden dañar la retina, por lo que es peligroso mirar a un Eclipse solar, a menos que se utilice una máscara de soldadores). También podemos percibir la luz tenue de la quema de gases en la atmósfera exterior solar. Es cierto que la luz presente por estas fuentes es mínima, pero sin duda es detectable.
Cuando Yoséf (José) fue vendido a una caravana, se nos enseña que Dios arregló las cosas de tal manera que los comerciantes se llevaban perfumes de olor dulce en lugar de su habitual fétida carga. Ahora bien, esto parece ser de poca comodidad para Yosef. Acababa de ser traicionado por sus hermanos y vendido a los paganos como un esclavo. ¿Qué consuelo puede tener estar prisionero en una celda de aroma agradable?.

La respuesta es que, precisamente porque éste era el punto más bajo de la vida de Yosef, D'os quería demostrar que todavía estaba con él. No quería que Yosef cayese en la desesperación, por lo que Él le envió una pequeña señal tranquilizadora. Este gesto menor, pero significativo fortaleció el espíritu de Yosef durante su larga cautividad.
Tal es el mensaje de los rayos de luz que percibimos durante la oscuridad de un eclipse solar. Estos son, literalmente, "rayos de esperanza", y nos recuerdan que incluso durante los períodos oscuros de la vida, hemos de buscar esas pequeñas señales que nos dicen que D'os todavía está con nosotros.

La respuesta a la pregunta es clara:

Muchos pueblos antiguos creían que los eclipses eran eventos impredecibles. Pero sabemos que siguen un patrón establecido y se pueden calcular con antelación. ¿Los Sabios del Talmud no sabían esto? ¿Cómo pueden los eclipses ser un castigo por los pecados si se producen en momentos predecibles?. Dos enfoques básicos son tomados para explicar el Talmud.
El primer enfoque afirma que el Talmud sin duda sabía que los eclipses son fenómenos físicos y predecibles. El Rabino Yaakov Ettlinger señala que el Talmud entiende claramente que los eclipses solares son causados por la luna tapando al sol, como se desprende de la parábola que utiliza. También señala que el Talmud emplea la expresión aparentemente superflua, "En el momento en que se eclipsa el sol, es un periodo desfavorable", cuando podría haber dicho simplemente "cuando se eclipsa el sol". La palabra Zman [זמן], "tiempo", se relaciona con la palabra "Zamen" que quiere decir “preparado”. (Cada vez que aparece en el Tanaj, está escrita sólo en referencia a los tiempos pre-designados).

Por lo tanto, el uso de esta palabra muestra que se sabía que los eclipses eran pre-definidos y por tanto, eventos predecibles. Sin embargo, esto no representa una contradicción a que son indicativos del pecado. Rabino Ettlinger y el Iyyun Yaakov explican que durante los eclipses, D'os exige retribución por ciertos pecados. Ciertos períodos de tiempo son apartados para ejercer la Justicia D-vina, y esos tiempos son indicados en el universo físico por los eclipses.
Un enfoque diferente es presentado por el rabino Yonasan Eybeschitz (Yaarot Devash 02:12 ). Explica el término del Talmud “Liqúi Hajamah - ליקוי החמה”, literalmente "el golpear del sol", que se refiere no a los eclipses solares, sino a las manchas solares. Estas son manchas oscuras en la superficie del sol (a menudo más grandes que la Tierra), causadas por las tormentas magnéticas.
Explica que son una señal del desagrado de D'os. De hecho, las manchas solares envían grandes cantidades de protones cargados a nuestra atmósfera, y varios estudios han demostrado que afecta en las poblaciones animales y la incidencia de enfermedades.
El Rabino Eybeschitz establece que las personas de épocas anteriores eran más sensibles a este tipo de trastornos de la luz del sol. A pesar de que las manchas solares y las perturbaciones de tormentas solares se producen en un ciclo de aproximadamente once años, esto puede variar de siete a dieciséis años.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.