miércoles

Bennett: Perdimos la batalla, pero ganaremos la guerra

Naftali Bennett (Foto: Yonatan Sindel / Flash 90)
El ministro de Educación Naftali Bennett (Hogar Judío) lamentó la destrucción de Amona en un discurso ante el pleno de la Knesset el miércoles, mientras que las fuerzas del ejército demuelen la ciudad, diciendo que el futuro era incierto para las 42 familias desalojadas.
"Hermanos y hermanas", dijo Bennett, "los residentes de Amona son héroes. Desde hace 20 años que vivían en la montaña, en condiciones físicas difíciles, sufriendo las tormentas de invierno y el calor del verano, frente a las amenazas de seguridad y las intifadas".
Sin embargo, continuó Bennett, "peor que cualquier desastre natural es la incertidumbre de su futuro".
El ministro de Educación, habló pocas horas después de que las fuerzas de seguridad implementaron un cierre general de Amona y se prepararon para desalojar a los residentes y a los manifestantes, haciendo cumplir una orden de evacuación por el Tribunal Supremo.
Mientras que un acuerdo negociado entre Bennett y el primer ministro Binyamin Netanyahu y posteriormente firmado por la ciudad de Amona prometió una evacuación pacífica a cambio de alojamiento alternativo en un sitio cercano para 24 de 42 familias de la ciudad, junto con una segunda zona en un lugar separado para las 18 restantes, no se ha hecho ningún trabajo  en la vivienda de reemplazo.
La semana pasada una orden del Tribunal Supremo prohibió trabajar en el barrio de reemplazo adyacente a la ubicación actual del Amona.
Aunque Bennett reconoció que a pesar de los esfuerzos de su partido, la batalla para preservar Amona había fallado, agregó que su pérdida fue decisiva en la aprobación de la Ley de Regulación, un proyecto de ley destinado a proteger a miles de hogares en toda Judea y Samaria de sufrir el mismo destino que Amona.
"Hoy es un día difícil. Estos son tiempos muy duros".
"Tenemos que decir la verdad: que empezamos nuestros esfuerzos [para evitar la evacuación], cuando ya había una orden final de desalojo del Tribunal Supremo en contra de nosotros. Llegamos a Amona, miramos a los residentes y dijimos que sabemos que vamos a luchar contra todos los pronósticos, y que no nos daríamos por vencidos", dijo Bennett.
"Junto con los residentes de Amona volteamos cada piedra, agotamos todas las opciones, y probamos todos los procesos para salvar a Amona. Por desgracia, la lucha por Amona falló. Hemos perdido la batalla, pero estamos ganando la guerra por la Tierra de Israel".
"Los residentes de Amona, por su sacrificio y tenacidad, han ayudado a salvar miles de familias judías del desalojo", dijo Bennett, en referencia a la Ley de Regulación, cuyo paso era una condición del acuerdo de Amona.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.