miércoles

“Este fue un ataque contra el Estado de Israel”


El ministro de Agricultura Uri Ariel (Hogar Judío) respondió el miércoles por la mañana al ataque terrorista mortal en Umm Al-Hiran que dejó al oficial de policía de Erez Levy muerto y un segundo oficial herido.
"Lo que ocurrió en Hiran fue un ataque terrorista contra el Estado de Israel", dijo Ariel.

"No nos van a disuadir de hacer cumplir la ley y el orden en el sector beduino, junto con el trabajo para avanzar en soluciones al problema de las vivienda legales".
El Ministro criticó la participación de los diputados árabes del partico Lista Árabe Conjunta y otros elementos externos que animaron a los residentes de Umm Al-Hiran a rechazar los sitios alternativos para ser reubicados y poder construir.
"Las familias de Hiran recibieron una orden explícita [evacuar], y les ofrecieron parcelas de [la ciudad beduina de] Hura. Se negaron, a pesar de que les ofrecieron parcelas preparadas; ellos podrían haberse trasladado al igual que decenas de otras familias que desalojaron voluntariamente sus viviendas [ilegales] y recibieron de nosotros parcelas y se mudaron evitando tener que ser desalojados".

Ariel observó que el caso de los residentes había sido escuchado y rechazado tanto por un tribunal de distrito y el Tribunal Supremo.

"Han hecho estos argumentos en la corte, e incluso los trajeron a la corte de distrito y el Tribunal Supremo", dijo Ariel, añadiendo que la apelación fue desestimada y el caso cerrado.
"Ofrecimos a los demandantes vivienda alternativa, fuimos más allá de la letra de la ley con el fin de llegar a un acuerdo. Pero hay quienes piensan que pueden tomar ventaja de eso para robar las tierras del Estado; eso no va a suceder".
Ariel llamó a los líderes locales en el sector beduino a no inflamar las tensiones tras el ataque y posterior demolición en Umm Al-Hiran.

Por: Yoni Kempinski | En: Arutz Sheva | Traduce: © estadodeisrael.com
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.